Acción, bajo techo

Los corredores tenemos que entrenar no solo nuestra resistencia, sino también la fuerza, el equilibrio y no perder nuestra motivación. Y para eso, las clases de distintas disciplinas proponen excelentes opciones para lograr esos objetivos, de manera entretenida, y lo casi más importante durante el invierno, bajo techo.

Puede encontrar las siguientes clases en el gimnasio de su barrio, las grandes cadenas y algunos centros alternativos que también las ofrecen por buenos precios. En los días de descanso, podemos aprovechar para ir probando las distintas disciplinas y descubrir nuestro complemento favorito.

 

Bodypump. Este trabajo consiste en movimientos de muchísimas repeticiones basados en sentadillas, prensa de pecho, bíceps y otros ejercicios clásicos, pero con muy baja carga de peso. Al ritmo de temas musicales energizantes y por momentos, con la naturalidad de un baile, debemos mover la barra siguiendo los movimientos del entrenador, a la que podemos cargar con el máximo peso que podamos sostener durante toda la clase. En algunos grupos musculares, se llegan a hacer hasta 100 repeticiones, que incluyen piernas, brazos, pecho, espalda, hombros y abdominales.

Es un excelente complemento para correr, desarrollando grupos musculares del tren superior esenciales para una buena marcha, y una buena manera de mantenerse en peso y darle un empujón a nuestro metabolismo, quemando hasta 600 calorías por hora. Se recomienda empezar con el mínimo peso posible e ir subiendo la carga cada 4 a 6 semanas, tratando de no sobrecargar las piernas en las sentadillas y ejercicios similares.

Tai Chi. Esta práctica milenaria de meditación en movimiento se fue volviendo más popular en los últimos años y es adecuado para todas las edades. Los movimientos lentos y fluidos, que en total son 108, suponen cuidar nuestra energía mientras aumentan nuestro estado de alerta, flexibilidad y equilibrio. Las clases para principiantes comienzan con poses similares al yoga y progresan hacia prácticas más desafiantes mientras avanzamos.

Después de una sesión, se sentirá más relajado y centrado. Es ideal para corredores que hayan sufrido lesiones o dolor crónico y quieren mejorar su forma, o simplemente relajarse.

Kickboxing. Reconocido como uno de los mejores métodos para liberarse del stress, es también ideal para mejorar la coordinación, mejorar los reflejos e incrementar nuestra fuerza muscular. Y en una hora, se pueden quemar hasta 450 calorías.

En cada clase, el instructor se focalizará en tomas de brazos antes de comenzar con las patadas. Cada cierta cantidad de minutos, el entrenamiento incluye saltar la cuerda por un minuto. Esta disciplina puede sentirse exigente al principio, pero es bueno para darle otro uso a nuestros músculos y sacarlos del letargo de correr en línea recta. Es también una manera de mover sus caderas y piernas, mejorando el alcance de nuestros movimientos.  Comience con patadas bajas y lentas hasta que domine la forma para evitar lesiones.