Buenas razones para correr una maratón

.

Los números son contundentes: el número de inscriptos en maratones (y la proporción de personas finalizándolos) se incrementa año tras año. Ciertamente, el desafío es grande: para poder correr una distancia así necesitamos entrenar por bastante tiempo, preparando nuestro cuerpo para soportar la distancia sin lesionarse, cuidar nuestra alimentación, programar nuestra hidratación y el uso de geles…

Pero la recompensa de superar esta mítica prueba es grande y puede ser alcanzada por corredores amateurs que quieran alcanzar nuevos horizontes. ¿Por qué correrlo entonces?…

 

  1. Mejorar nuestro estado físico

Entrenar para 42K propone nuevos desafíos a nuestra rutina. Y el resultado será aumentar considerablemente nuestra capacidad aeróbica, resistencia muscular y nuestra capacidad general para ejercitarnos por más tiempo. Esto supone adaptaciones en nuestro musculo cardiaco y esquelético, con más vasos sanguíneos para nutrirse, una mejor llegada de oxígeno a través de un tórax más eficiente y más fibras para hacer fuerza y resistir. Probablemente, también encuentre mejorías en el plano mental, bajando los niveles de stress, teniendo mejor humor y experimentando el “runners high”, esa sensación de bienestar luego de correr por un tiempo, más seguido.

 

  1. Salir de nuestra zona de confort

Todos tenemos miedos e inseguridades. Y para muchos, el maratón encarna varios, convirtiéndose en una meta imposible. Es cierto que preparar una carrera así requiere de perseverancia y compromiso, pero cada vez que salga en un entrenamiento a superar el anterior, sumará un logro personal, quedando más fuerte y con más confianza en sí mismo. Y teniendo en cuenta los meses de entrenamiento previos, habrán muchas oportunidades para superarse y crecer. En conclusión, muchos momentos de goce esperan a ser descubiertos, sin siquiera haber corrido la carrera.

  1. Conocer nueva gente

Es recomendable buscar un grupo de corredores cerca de casa o el trabajo para tener un entrenador que guie nuestro progreso y conocer otros corredores que nos acompañen en el camino. La comunidad de corredores suele dar una excelente bienvenida a los nuevos, sabiendo los desafíos y satisfacciones que se ponen en juego. Una vez que se comprometió a prepararse para una maratón, sus nuevos amigos serán clave para salir a entrenar con frio, cansancio o pocas ganas. Y es probable que encuentre algún compañero para la misma carrera. Y hay que admitir: es difícil no conocer a gente con la que se corren 42 kilómetros…

  1. Cruzar la meta

Y nos referimos más a las metas mentales y metafóricas que a la carrera en sí. Cumplir un gran objetivo de nuestra vida es una de las mejores sensaciones que los humanos podemos experimentar.  Y correr 42K es uno de los mayores desafíos físicos que se puede imponer una persona. La mayoría de los maratonistas (si, usted será uno más de ese selecto grupo) comparan el día que lograron su primera carrera con otros eventos clave de su vida, como su casamiento o el nacimiento de un hijo. Y no importa si termina último: usted será un maratonista igual.

 

  1. Inspire a otros

Normalmente, tenemos poca conciencia sobre como nuestras acciones pueden inspirar a quienes nos rodean. Podemos pensar que no tenemos influencia alguna, pero lo cierto es que nuestro entorno captará nuestro esfuerzo hacia la meta. Y sea teniendo como meta una maratón o cualquier otro objetivo, seguro se verán inspirados a hacer algo que creían imposible de realizar. Y tal vez, cuando usted cruce la meta, otro empezará a dar sus primeros pasos en el deporte…