Para llegar a la meta, hay que bajar el ritmo

Después de meses de estar entrenando para una maratón, 21k o 10k, es difícil para expertos y novatos bajar el ritmo y prepararse para la hora de la largada. Aquí presentamos un pequeño plan para llegar al dia D con las piernas descansadas.

Tanto veteranos como recién iniciados ven en su plan de entrenamiento que, más y más cerca de la carrera, llega un momento para entrenamientos más relajados para dejar al cuerpo en condiciones. Pero usualmente, encuentran esto extremadamente difícil. “Los corredores deben entender que no van a engordar para el sábado o perder su entrenamiento para el domingo” dice Janet Hamilton, fisióloga deportiva.

Y uno de los mejores regalos que uno puede darse es tener piernas bien descansadas el día de la carrera. Para tenerlas, los entrenadores recomiendan bajar el ritmo 3 semanas antes de la fecha.

3 semanas antes de la carrera > Como este descanso sigue al periodo de injuria causado por el entrenamiento más duro, encontrara esta semana revitalizadora. Reducir el volumen de entrenamiento un 20% o 25% le permite al cuerpo recuperarse del trabajo hecho reparando sus tejidos y rellenando las reservas de glucógeno. La combinación de menor distancia y mas descanso puede llenarlo de energía, aunque también es habitual sentirse algo excitado y ansioso.

2 semanas antes de la carrera > A solo 14 días del evento, lo que se gano en el entrenamiento y el día de la carrera pueden parecer lejos, pero tenemos que seguir en plan de reducción. Reduzca otro 20% o 25% del millaje. Puede que le parezca demasiado poco, así que no es mala idea darse fuerzas pensando en todo lo que logró en los entrenamientos previos. Utilice las velocidades lo más cerca posible a lo planeado para la carrera y tome dos días de descanso al final.

Semana de la carrera > Ahora la idea es mantenerse descansado y mentalmente preparado. Trate de dormir ocho horas por día y reducir su stress lo más que pueda, lo que ayudara a mantener sus reservas de azúcar altas y estar adecuadamente hidratado. Para combatir los nervios, escuche música, lea, planee películas para ver, llenando su mente de pensamiento positivos y buenos recuerdos de carreras pasadas.  Si necesita correr para relajarse, hágalo a un paso muy tranquilo y no lo haga mas de cuatro días esta semana.