Termina más rápido

 

La adrenalina crece. Las piernas tiemblan. La gente alrededor se muestra impaciente. Finalmente, suena la largada y corremos con toda nuestra energía. Y claro, de nuevo el mismo error: el rápido comienzo no permite que nos adaptemos a la carrera, nos sentimos cansados y empezamos a bajar nuestra velocidad, perdiendo nuestro ritmo (y a veces la meta).

 

Pero una manera más efectiva de lograr mejores tiempos es hacer un inicio más conservador e incrementar progresivamente nuestra performance para correr la segunda mitad más rápido. Y aprender a manejar esto no solo sirve para las carreras: terminar fuertes nuestros entrenamientos reduce el riesgo de lesiones, mejora nuestro estado y mantiene alto nuestro entusiasmo.

Primero: Elija un entrenamiento adecuado. Para empezar, es bueno usar un día de trabajo fácil para terminarlo con más energía, y más si uno es amateur. En trabajos de mayor distancia, vaya incrementando paulatinamente la velocidad, lo que crea seguridad para volver a nuestro ritmo si lo perdimos en una carrera. En sesiones de intervalos, hay que ser más cuidadoso y dejar el incremento de velocidad para el final, o no seremos capaces de terminar el plan del día.

 

Segundo: Elija el ritmo. Quienes busquen mejorar su estado físico, deben empezar muy lentos: hablar mientras corre no debería ser un problema. Los más experimentados pueden tomar su velocidad base de referencia en su ritmo de 5K. En un trabajo de 20 minutos, corra a 30 segundos más lento que ese tiempo. Para 40 minutos, 1 minutos menos. La idea es terminar algo por encima de la velocidad de 5K, pero solo hacia el final.

 

Tercero: vaya creciendo. Un trabajo progresivo no implica llegar a la mitad del entrenamiento y aumentar la velocidad de golpe, sino incrementarla de a poco. Para hacerlo más fácil, divida su trabajo en varios segmentos, y corra cada uno un poco más rápido que el anterior. En el último segmento, debe estar un poco más rápido que su velocidad objetivo, a un paso donde solo pueda hablar un par de palabras.

 

 

 

Cuarto: La práctica hace al maestro. Si se está preparando para una carrera, practique haciendo que la primera mitad de su trabajo progresiva sea un poco más rápida cada vez, moviendo toda la escala del entrenamiento hacia una mejor performance. Así acortara la diferencia entre la primera y la segunda mitad y acercara sus resultados a los profesionales, que pueden mantenerse bastantes constantes la mayor parte del recorrido, para luego acelerar notablemente hacia el final.

Igualmente, trate de empezar a 5 o 10 segundos más lento que su ritmo objetivo, sin importar la distancia.

 

La Regla. Si es un corredor amateur y solo correr por diversión sin contar tiempos, practique este trabajo basado en su capacidad para hablar durante el trabajo: al comienzo debe poder hablar fácilmente, mientras casi no debe poder pronunciar una palabra con la meta a la vista.

 

http://www.runnersworld.com/article/0,7120,s6-238-267–14537-0,00.html