Y para el almuerzo, entrenamiento

Llego el momento de hacer la fantasía realidad: salir corriendo del trabajo. Lo ideal sería aprovechar el almuerzo para recorrer las calles durante un mínimo de 15 minutos, aunque existen otras rutinas al alcance de todos que podemos incorporar como cross-training y detallamos a continuación. Practique esto por al menos tres semanas para sentir un cambio notorio en el resto de la jornada y haber adoptado un hábito saludable.

Las escaleras >  Durante cinco minutos, recorra uno o más tramos de escaleras subiendo y bajando. Luego suba corriendo un piso, para caminar el siguiente. Cuan avance, puede escalonar caminar 30 segundos, correr dos pisos, luego caminar 30 segundos, correr 3 pisos y luego descanse. Al habituarse luego de una semana, puede añadir una serie en cada nuevo entrenamiento para fortalecer sus músculos.

Fortalecerse > Esto se puede hacer corriendo con un amigo. Luego de calentar, corra 30 segundos y luego camine 30 más, alternando durante cinco minutos. Luego continúe corriendo rápido por 3 o 4 minutos para luego caminar por un minuto. Al acelerarse, pueden alternarse quien toma la delantera para motivar al compañero. Con el tiempo, puede aumentar la velocidad y las repeticiones.

Camine mas > Como sabemos que no se va a duchar en el trabajo, puede hacer un entrenamiento moderado con un vuelta a la calma lenta, de manera de no sudar mucho. Puede caminar 10 minutos, y luego alternar correr por 30 segundos y caminar por 30 segundos. Luego puede relajarse con otra caminata de 10 minutos.

Use el escritorio > Si puede, convierta su lugar de trabajo en un sector de mini-circuitos para fortalecer su cuerpo. Por ejemplo, parándose a 50cm de su escritorio, inclínese apoyando las manos en el borde y haga flexiones de brazos en series de 10 o 15 repeticiones. También puede apoyarse y simplemente usar la fuerza para sostenerse firme durante 15 segundos. Si se aleja más del escritorio, podrá trabajar abdominales y lumbares de esta forma.

Mas allá de los ejercicios, la idea es tomarse un tiempo para cortar la rutina, complementando nuestro entrenamiento y permitiéndonos llegar más frescos a casa, listos para correr.