Entrenar con frío

¿Sabías qué el entrenamiento en invierno o con bajas temperaturas tiene sus beneficios?

Al entrenar con frío, tu resistencia mejora debido a que el cuerpo debe trabajar menos para mantener la temperatura corporal equilibrada, por lo que los entrenamientos largos se sufren menos.

 

Al mismo tiempo, el ejercicio aeróbico te oxigena, mejora tu circulación y aumenta tu capacidad pulmonar al respirar “aire puro”.

A su vez, se suelen quemar más calorías y se pierde más peso. Tu cuerpo, además de enfrentarse a la carrera, tiene que luchar contra las bajas temperaturas. Trabaja más y vuelve más eficiente tu organismo.